Rusia prohíbe Telegram por encriptar mensajes


Un tribunal de Moscú ha prohibido la red social de comunicación instantánea Telegram después de una demanda de la autoridad reguladora de los medios de comunicación rusos Roskomnadzor. La decisión es de carácter inmediato y se ejecutará hasta que Telegram entregue las claves para descifrar los mensajes encriptados de la aplicación, que permite de tener chats secretos. Esta app es la gran alternativa a WhatsApp para aquellos usuarios que prefieren un mayor grado de protección en su servicio de mensajería instantánea.

El Tribunal del Distrito de Taganski sólo ha tardado media hora en estudiar las pruebas presentadas, en ausencia de los abogados de Telegram. El creador de la aplicación, el exiliado ruso Pável Dúrov, no quiso que los letrados asistieran porque hubiera legitimidado lo que considera una ‘farsa’.

Un clima de inseguridad ciudadana

El argumento de Rusia es que la mensajería encriptada de Telegram facilita la comunicación entre ‘terroristas’, y enmarcaba la demanda en la lucha antiterrorista. Según Telegram, la decisión viola el principio constitucional del secreto de correspondencia, dado que si entregue las claves del descifraje se podría acceder a los mensajes de cualquier usuario.

De momento, Telegram no se ha pronunciado sobre la sentencia pero se plantea recurrirla. Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, se ha negado a comentar la sentencia judicial porque dice que no valora decisiones de los tribunales.

Sin duda, son tiempos difíciles para los ciudadanos de muchos países, ya que la libertad y el derecho a la privacidad se ven minados por gobiernos que quieren controlarlo todo. Después del escándalo de Cambridge Analytica y Facebook, la confidencialidad de los usuarios de Internet ha quedado en entredicho, y este movimiento del gobierno ruso no hace sino refrendar la capacidad que tienen las autoridades de ponernos a su merced a través del ámbito tecnológico.